lunes, 16 de octubre de 2017

Bloqueos y accidentes



Veamos, me accidento y quedo inconsciente, o muero, que todo puede pasar. La primer persona acomedida que se acerca a mí y que busca en mí información para dar aviso de mi desafortunada situación a mis familiares encuentra una cartera sin datos personales y un celular al que no puede acceder debido a la contraseña que tiene. ¡Puta! ¿A quién chingados le avisa que me llevó la chingada?

Mi cartera no trae datos por aquello de la inseguridad, de las extorsiones, ¿quién en su sano juicio expone sus datos personales a cualquier desconocido que pueda obtener su cartera por cualquier medio? En este país, en estos tiempos, casi nadie.

De nada sirve la información que se pueda obtener del celular si éste está bloqueado.

Pero el bloqueo del celular ha cambiado bastante en muy pocos años. Antes bloqueabas el celular para que no se marcara sin querer mientras estaba en la bolsa de tu pantalón o en la bolsa de cualquier mujer. Cualquiera podía desbloquearlo y usarlo. Luego, los fabricantes de celulares idearon todo tipo de formas para evitar que ese cualquiera pudiera acceder a “tu privacidad”.

Aunque lo que yo veo en mi cotidianidad es que los celulares se bloquean para que las parejas no puedan acceder a la vida de sus parejas. Que no pueda ver con quien hablas ni con quien la podrías o la estás engañando.

En mi caso, no tiene mucho tiempo de que mi celular cuenta con un código de desbloqueo. Se lo puse hace poco, pero la razón para hacerlo fue que en el celular tengo acceso a todas mis redes. Quien lo tuviera en las manos en caso de pérdida o robo podría acceder sin restricción a mi whatsapp o mi cuenta de facebook, a mi cuenta de Google, mi correo y mi cuenta de Blogger, podría acceder al blog como propietario, y también a todas mis fotografías.

Pero para el caso da lo mismo. ¿Quién podría avisar a tu gente que algo te pasó?